bechamel con leche desnatada

Receta de bechamel con leche desnatada

¿Eres fanático de la bechamel pero te preocupa el alto contenido de grasa y calorías que tiene? ¡Tenemos la solución para ti! En este artículo te enseñaremos cómo preparar una deliciosa bechamel con leche desnatada, una opción más saludable y ligera para disfrutar de esta clásica salsa. La bechamel es una salsa básica de la gastronomía francesa que se utiliza como base para muchos platos, desde lasañas y canelones hasta croquetas y gratinados. Su receta tradicional requiere de leche entera y mantequilla, lo que la convierte en una opción algo pesada para aquellos que buscan cuidar su alimentación.

Por suerte, existen alternativas más ligeras y saludables que nos permiten disfrutar del sabor y la textura de la bechamel sin renunciar a nuestros objetivos de alimentación saludable. La leche desnatada es una de ellas, ya que contiene menos grasa y calorías que la leche entera pero conserva todas sus propiedades y nutrientes. En este artículo te explicaremos paso a paso cómo preparar una deliciosa bechamel con leche desnatada y te daremos algunos consejos para que quede perfecta y sin grumos. ¡No te lo pierdas!

Bechamel con leche desnatada

Ingredientes:

  • 50 gramos de mantequilla sin sal
  • 50 gramos de harina
  • 500 ml de leche desnatada
  • Sal
  • Pimienta

Pasos a seguir:

1. En una cacerola, derrite la mantequilla a fuego medio.
2. Añade la harina y mezcla bien hasta que se forme una masa homogénea.
3. Vierte poco a poco la leche desnatada, sin dejar de remover para evitar que se formen grumos.
4. Continúa removiendo hasta que la mezcla espese y adquiera la consistencia deseada.
5. Agrega sal y pimienta al gusto y mezcla bien.

Leer también:  Vinagreta casera para pescado a la plancha

Consejos:

– Si quieres una bechamel más suave, puedes sustituir la leche desnatada por leche semidesnatada o entera.
– Si la bechamel queda demasiado espesa, puedes añadir un poco más de leche para ajustar la textura.
– Para darle un toque de sabor extra, puedes añadir queso rallado o nuez moscada a la mezcla.

¡Listo! Ya sabes cómo preparar una deliciosa bechamel con leche desnatada. ¡A disfrutar!

¿Es posible preparar salsa con leche desnatada?

, es posible preparar bechamel con leche desnatada. La bechamel es una salsa básica de la cocina francesa que se utiliza en numerosas recetas. La receta tradicional se elabora con leche entera, pero se puede hacer con leche desnatada sin problemas. Para preparar la bechamel con leche desnatada, se deben seguir los mismos pasos que para la receta tradicional.

Se comienza con la elaboración de un roux con mantequilla y harina, y se agrega la leche poco a poco, removiendo constantemente para evitar que se formen grumos. La única diferencia al utilizar leche desnatada es que la salsa tendrá menos grasa y calorías. Es importante tener en cuenta que la textura y el sabor pueden variar un poco, pero esto no afectará el resultado final de la receta.

¡Anímate a probarla!

¿Cómo preparar bechamel para canelones con leche semidesnatada?

Ingredientes:

Para preparar una bechamel para canelones con leche semidesnatada necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 50 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de harina
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Preparación:

  1. Para empezar, derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade la harina y remueve bien hasta que se forme una pasta homogénea. Añade la leche semidesnatada poco a poco, sin dejar de remover, hasta que la salsa se espese.
  2. Una vez que la bechamel haya espesado, añade una pizca de sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Remueve bien hasta que todos los ingredientes estén incorporados y la salsa tenga la consistencia deseada.
  3. ¡Listo! Ya tienes una deliciosa bechamel para tus canelones con leche semidesnatada. ¡Buen provecho!
Leer también:  Receta de salsa carbonara con leche y huevo: Deliciosa y fácil

¿Cómo preparar una bechamel baja en calorías con Thermomix?

Ingredientes:

Para preparar una bechamel baja en calorías con Thermomix necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 500 ml de leche desnatada
  • 30 g de maicena
  • 20 g de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Para comenzar, introducimos el aceite en el vaso de la Thermomix y programamos 2 minutos a temperatura varoma y velocidad 1. Una vez que esté caliente, añadimos la maicena y programamos 2 minutos a temperatura 100ºC y velocidad 2.
  2. A continuación, añadimos la leche desnatada y programamos 7 minutos a temperatura 100ºC y velocidad 4. Una vez que haya terminado el tiempo, añadimos la sal y la pimienta al gusto y programamos 10 segundos a velocidad 6.
  3. Ya tendremos nuestra bechamel baja en calorías lista para utilizar en nuestras recetas favoritas. ¡Que la disfrutes!

¿Cómo preparar una bechamel saludable y baja en calorías?

Para preparar una bechamel saludable y baja en calorías, se puede utilizar leche desnatada en lugar de leche entera. La leche desnatada contiene menos grasa y calorías que la leche entera, lo que hace que la bechamel sea más ligera. Además, se puede utilizar harina integral en lugar de harina blanca para hacer la roux, la base de la bechamel. La harina integral es más nutritiva que la harina blanca, ya que contiene más fibra y vitaminas.

Para espesar la bechamel, se puede utilizar maicena o fécula de patata en lugar de harina. Estos ingredientes tienen menos calorías que la harina y también son sin gluten, lo que hace que la bechamel sea apta para personas celíacas. Por último, se puede agregar a la bechamel verduras como espinacas, calabacín o brócoli, para aumentar su contenido en nutrientes y fibra, sin añadir muchas calorías.

Leer también:  Receta de salsa churrasco casera gallega

De esta manera, se puede disfrutar de una salsa deliciosa y nutritiva sin preocuparse por las calorías.

La bechamel es una salsa muy versátil y fácil de preparar que puede acompañar una gran variedad de platos. Si deseamos hacer una versión más saludable, podemos utilizar leche desnatada en lugar de entera. Aunque el sabor y la textura puede variar ligeramente, la bechamel con leche desnatada sigue siendo una opción deliciosa y baja en grasas. Además, podemos agregar especias y hierbas para darle un toque de sabor extra. En definitiva, la bechamel con leche desnatada es una opción perfecta para aquellos que quieren cuidar su alimentación sin renunciar al sabor.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.